El café “sospeso”, en italiano “pendiente” es una tradición toda napolitana que implica dejar pagado un café para un futuro cliente que no puede permitirselo.

¿Cómo funciona? El afortunado entra en un establecimiento que siga esta práctica y pregunta si hay algún café “sospeso“, es decir, ya pagado por otro y por lo tanto gratis.

Esta curiosa e interesante tradición empezó en Nápoles hace un siglo, pero la práctica ha crecido a lo largo de los años hasta ser reconocida a nivel mundial. Cuando unos clientes dejaban una propina en las cafeterías, ésta se destinaba a otras personas que no tenían recursos para pagarse un café.

En 2013, un cliente anónimo pagó 500 cafés en un cafetería en Canadá; La noticia de esta acción desencadenó un movimiento que finalizó con la donación de 10.000 tazas de café.

Sin duda, un bonito gesto y una tradición muy solidar.

fuente: http://www.huffingtonpost.es

Compártelo con tus amigos:
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta